basica  

En los inicios del ciclo (3 a 7 años) los niños están en pleno proceso de diferenciación e independencia de su madre y del grupo familiar, sus movimientos se hacen más seguros, ya corren, trepan y saltan: en el lenguaje pueden decir lo que les pasa y su capacidad de comprensión e interpretación se acrecienta a pasos agigantados; en lo social, aceptan y se relacionan con personas más allá del ámbito familiar. Todos estos factores los hacen susceptibles de incorporarse a un grupo de pares con quienes compartir actividades lúdicas y educativas.

Alrededor de los 8 años los niños logran suficiente equilibrio entre dependencia e independencia, pueden estar bien integrados en el colegio, hacer sus propios amigos y resolver adecuadamente problemas cotidianos. Su crecimiento manifiesta una estrecha relación con el aprendizaje, la escuela y el trato con compañeros y educadores. Los pares comienzan a perfilarse como referentes y la valoración que reciben les hace sentirse cómodos en las exigencias que la convivencia social les demanda.

Propósito general del trabajo educativo : En este período los niños inician su vida escolar y, con ello, el aprendizaje de las destrezas culturales básicas como son la lectura, la escritura, el cálculo y la expresión oral y establecer vínculos de trabajo, de compañerismo y de amistad. El colegio es para los niños un espacio de convivencia social con valores que orientan sus acciones y su forma de relacionarse con el mundo. Sus interpretaciones del mundo son puestas en una conversación colectiva y en una búsqueda creciente de sentido para sus vidas. Para la construcción del conocimiento, el colegio les proporciona situaciones de aprendizaje con una base social y afectiva en que aprenden a confiar, a colaborar, a hacer compromisos, a pedir ayuda y a convivir en la diversidad con respeto y tolerancia.